Asesinan a dos sacerdotes jesuitas dentro de iglesia en la Sierra Tarahumara

0
246

Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar fueron asesinados cuando auxiliaban a una persona herida que llegó a su iglesia. El asesino los mató a ellos y a la persona herida y secuestro los cuerpos, cuyo paradero aún se desconoce.

Por Jaime Armendariz/ Raichali

Los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales (Padre Gallo) y Joaquín César Mora Salazar, fueron asesinados ayer por la tarde dentro del templo de la comunidad de Cerocahui, ubicada en el municipio de Urique, en la Sierra Tarahumara.

Las víctimas estaban en la iglesia cuando un hombre llegó a resguardarse de un ataque, pero quien lo seguía atacó tanto a esa persona como a los 2 curas, y posteriormente se llevó los 3 cuerpos sin que hayan aparecido al momento.

Versiones extraoficiales establecen que el atacante es Noriel Portillo, alias “El Chueco”, quien controla la producción forestal de la zona.

Durante el transcurso del día, la Fiscalía de Chihuahua informó que el hombre lesionado que acudió a los sacerdotes era un guía turístico llamado Pedro Eliodoro, que había escapado de un secuestro durante este lunes al medio día. La dependencia informó además que hay otras cuatro personas desaparecidas desde ayer, casos que estarían relacionados con los sucesos de este martes.

Las personas desaparecidas son dos hombres, una mujer y un menor de edad.

Tras el crimen, la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús (Jesuitas en México), condenó los hechos violentos y exigió justicia, además de pedir la recuperación de los cuerpos y urgir a tener medidas de protección para salvaguardar la vida de los demás hermanos jesuitas, religiosas, laicos y de la comunidad en general de Cerocahui.

“Hechos como estos no son aislados. La Sierra Tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos”, puntualizó la comunidad jesuita en un comunicado.

Subrayó que no callarán ante la realidad que vive la sociedad y continuarán con su trabajo por la misión de justicia, reconciliación y paz, a travéz de obras pastorales, educativas y sociales.

“Al denunciar lo ocurrido hacemos notar también el dolor que vive nuestro pueblo por la violencia imperante y nos solidarizamos con tantas personas que padecen esta misma situación, sin que su sufrimiento suscite empatía y atención pública”.

“Confiamos que los testimonios de vida cristiana de nuestros queridos Javier y Joaquín sigan inspirando a hombres y mujeres a entregarse en el servicio de los más desprotegidos. Descancen en paz”, concluye el comunicado.

La Diócesis de la Tarahumara también exigió justicia. “Pedimos a las autoridades cumplan con su trabajo de encontrar a los responsables y hacer justicia, no solamente a ellos, sino a todos los que han sido víctimas en esta ola de terror y miedo en estos últimos diez años”

“Cualquiera pudiera decir que estuvieron en el lugar y en el momento equivocado, sin embargo no ha sido así, ya que ambos sacerdotes estaban cumpliendo con su deber de ayudar y socorrer física y espiritualmente a una persona que estaba perdiendo la vida”

De igual forma condenó que los cuerpos hayan sido sustraídos. “No conformes con matarlos, los asesinos se han llevado sus cuerpos, sufriendo la misma suerte de tantos desaparecidos dejando estela de dolor, tristeza e indignación en todos los que los queremos y quisiéramos rendirles el homenaje que se merecen con una exequias de cuerpo presente”

Por su parte, el Gobierno del Estado informó que fueron activados mecanismos de coordinación con Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Guardia Nacional para brindar seguridad a los pobladores del lugar. Además de activar una línea especial en el número de teléfono 9-1-1 para personas que tengan familiares en el poblado y necesiten información.

Javier Campos Morales, S.J. “El Gallo”

Nació el 13 de febrero de 1943 en la Ciudad de México. Durante su niñez y adolescencia vivió en Monterrey, Nuevo León. Posteriormente ingresó al Instituto de Ciencias en Guadalajara, Jalisco.

Ingresó a la Compañía de Jesús el 14 de agosto de 1959, a la edad de 16 años, para ser ordenado sacerdote el 8 de junio de 1972 en la Ciudad de México.

Un año después empezaría su misión como superior local, vicario pastoral y episcopal en la Sierra Tarahumara, en la comunidad de Norogachi. Llegando a ser Párroco en Guachochi (1974-1983), Chinatú (1987 – 1999), en Cerocahui (1996 – 2016), para regresar en 2019-2022 donde fungiría como Superior de la Misión Jesuita, Párroco, Vicario de Pastoral Indígena de la Diócesis de Tarahumara, Asesor Regional de CEB’S (Comunidades Eclesiales de Base).

Joaquín César Mora Salazar, S.J. «El Morita«

Nació el 28 de agosto de 1941 en Monterrey, NL. Ingresó a la Compañía de Jesús el 30 de julio de 1958, a los 16 años. Fue ordenado sacerdote el 1º de mayo de 1971 en Monterrey, NL, su ciudad natal.

Misionó en la Sierra Tarahumara durante durante 6 meses 1976 en Sisoguchi, donde fue Vicario Cooperador. En la misma Tarahumara realizó su Tercera Probación (1976 – 1977) y regresaría en 1998-1999. Desde el 2000 fungió como Vicario Parroquial en Chínipas, hasta 2006, posteriormente como Vicario Cooperador en Cerocahui, Chih., desde 2007 hasta la fecha.

Perfiles realizados por Jesuitas de México